Álvaro Samper y Cruz Ordóñez triunfaron en Guaranda


Álvaro Samper y Cruz Ordóñez
triunfaron en Guaranda

Versión Original.

Desde la feria Señor del Buen Suceso teníamos una deuda: Hablar de los triunfadores de las dos primeras corridas del ciclo riobambeño: Mariano Cruz Ordóñez y Álvaro Samper.

En la corrida de los toreros riobambeños (primera), estábamos fuera del país y en la segunda corrida tuvimos un problema de desconcentración: Recién llegados, era imposible dejar de ocuparnos de temas profesionales y las llamadas al celular se sucedieron sin solución de continuidad.

-          Pero podías haber dicho algo, por lo menos de Samper.

Hay ‘reporteros’ que mandan crónicas de sitios en los que NO han estado.

En nuestro caso estuvimos en Riobamba, pero con intermitencias. Era injusto comentar un festejo en el que tuvimos RUIDOS y el arte del toreo es esencialmente la comunicación íntima, sensible y estética entre el toro y el hombre.

-          Muy bonito, pero no entiendo nada.

Te digo que mi cabeza estaba en USA y no en el Ecuador.

-          ¡Ahora sí, queda claro!

Bueno, este doce de mayo estuvimos en Guanujo, a cinco minutos de Guaranda, Bolívar. Mano a mano entre Mariano Cruz Ordóñez y Álvaro Samper.

-          ¿Qué pasó?

Corrida de toros en Guanujo. El festejo empezó con dos horas de retraso, menos de un cuarto del aforo de la plaza portátil Corazón de Jesús. Toros manejables de La Viña.

-          Varias personas se han quejado por el atraso. Se anunció a las 3PM pero inició a las 5PM. ¿Verdad?

Sí, hubo un retraso, pero fue explicable por varias razones. Estamos hablando de una plaza portátil y que fue muy poco público. Un empresario calcula su punto de equilibrio (Esto es que ni gane ni pierda) entre un cuarto y un tercio del aforo.

Cuando el número de espectadores es menor a este, muchos de los actores entran en pánico. Entendemos que en este caso, la realización del festejo estaba garantizada por los auspiciantes, pero el nerviosismo fue evidente en los toreros de plata y la corrida se retrasó.

-          ¿Nos puedes explicar ese término de ‘toros manejables’?

Primero diré, que debemos calificar la presentación y edad del ganado según la categoría de la plaza. No se puede exigir lo mismo a una plaza portátil que a una de primera categoría y en consecuencia valoramos como correcto a este encierro de La Viña.

Los toros fueron ‘manejables’ en el sentido que sus características positivas tuvieron un peso específico aunque presentaron dificultades y exigieron capacidad lidiadora de los dos toreros.


-          Otra vez no entiendo.


Vamos a ser lo más claros posibles y a describir toro por toro.

 El primer toro de capa salinera lo lidió Cruz Ordóñez. Tenía mucha calidad en el capote, tanta que inclusive metió los pitones en la arena que se dio un planchazo.

Empujó y humilló en el caballo, pero con poco recorrido en la muleta.

Seguía bien el engaño pero el tranco era lento y no transmitía. Obligó a Cruz Ordóñez a emplearse y logró una faena lucida con tandas a relantí por la derecha, naturales de buena factura y muletazos por alto. Mariano mató mal y perdió la oreja que se había ganado a ley.

-          ¿Entonces los toros fueron buenos y malos al mismo tiempo?

Exactamente.

El segundo de la tarde de Álvaro Samper, un toro colorado.

Toro codicioso que se fue de largo al caballo y Samper se lució en un quite por tafalleras. En la muleta, le ahormó con doblones para darle tandas largas que el toro repetía una y otra vez. Al final el toro fue perdiendo gas y acortando el recorrido. Álvaro Samper mató con un pinchazo en huezo y una estocada hasta la bola. Dos orejas.


-          Entonces el toro colorado fue mejor que el salinero pero algo le faltaba ¿verdad?

Así es, yo diría que le faltó un poco más de fondo pero muy buen toro.

El tercer toro de la tarde de Mariano Cruz Ordóñez . Un toro castaño que saludó con verónicas a pies juntos resultó lucido para el capote. Este toro, igual que sus hermanos humilló y empujó en el caballo, pero en la muleta tuvo complicaciones y asperezas. Un toro que punteaba y pegaba gañafones. Obligó a Cruz Ordóñez a alargarle la embestida e irle desengañando. Le despachó con dos pinchazos y una estocada que resultó caída. Dos orejas.

-          ¿Este castaño fue más difícil?

Fue más difícil, pero allí vemos la capacidad lidiadora del torero. Los toreros se van cuajando y Cruz Ordóñez va encontrando su camino.

Al último toro de la tarde Álvaro Samper lo lidió y mató en la penumbra de la noche. 

Un toro negro que se venía de lejos y dio una pelea impecable en el caballo. Un toro que si bien tenía nobleza, transmisión y acometía, le faltaba un poquito de celo y recorrido.

Álvaro hizo una faena inteligente a media altura con la premura del crepúsculo. Faena muy intensa que caló en el tendido y que rubricó con una estocada hasta la bola. Dos orejas y rabo.


-          Total que los toros se dejaron cortar las orejas sin llegar a una suavidad extrema ni ser totalmente ariscos.

Creo que ya entendiste esto de los ‘toros manejables’.

Sin duda fue una gran tarde de toros. Los cornúpetas demandaron oficio y facultades a los coletas.











Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA NO CONTADA DE QUITO: Apuntes de varias ficciones - Primera parte.

PERDIDOS EN EL ESPACIO: La Red y los Mass Media.

LA AUDIENCIA DE LA BURBUJA SIDERAL: Memorias de una tiranía.