Wimbledon, Kingston y Windsor


AL OTRO LADO DEL CHARCO
(Segunda Parte)

Los antecedentes a este viaje al Reino Unido serán indefectiblemente los viajes anteriores: Nuestro primer viaje a Europa fue a vuelo de pájaro por diferentes países y ciudades, amén de nuestra entrada a la adolescencia. De Londres no recordamos mucho en ese 1980; únicamente sigue vivo en nuestro recuerdo el cambio de guardia en Buckingham Palace, y el London Zoo. Ya para nuestro segundo viaje 1996 el recuerdo es mucho más vivido en nuestra época de estudiante un curso de Análisis de Inversiones en la Universidad de Stirling en Escocía.

Siempre hemos sido admiradores de la cultura británica y en Quito solíamos sacar libros de la biblioteca de The British Council que tenían además una excelente videoteca. Allí entablé amistad con dos chicas británica: La una era escocesa de Glasgow y la otra galesa de Cardiff y vivía en Londres.

Con Caroline la escocesa es con quien hice mayor amistad y durante el año que estuve en Stirling le visite numerosas veces en la casa de sus padres en Glasgow. Aparte de estas amistades, en Escocía me hice de amigos españoles, especialmente con Susana que era de Córdoba. Fue gracias a ella que me contó de una oportunidad en Iberia de pasajes extremadamente baratos que me animé ese año a ir a España y en Córdoba ella me introdujo a su círculo de amigos con los que salimos de juerga en la Feria de Nuestra Señora de la Salud. Los españoles siempre han sido muy cordiales con nosotros. Les tengo en gran estima.

Con los españoles conocí buena parte de Escocía. Viajes al teatro en el festival de Edimburgo, a Saint Andrews, Glen Nevis y Fort William, pero vamos al punto LONDRES. En todo ese año fui una sola vez a Londres, ya que en mis vacaciones de navidad decidí ir a Suiza a pasar donde una tía. Claro hicimos turismo tomando el ferry en Hull, Inglaterra hacia Rotherham, luego Ámsterdam, Colonia, la Selva Negra, Copenhagen, Viena  para llegar a Lausanne en Suiza y al regreso a Gran Bretaña fuimos por París.

En el viaje a Londres de 1996 paramos en un hostal en Oxford Street cerca de la plaza de Trafalgar. Este es el sector que más ha cambiado de Londres. El SoHo era un sitio de tiendas estrafalarias, de ambiente bastante relajado y gente no sofisticada. Un contraste con el actual sofisticado SoHo de gentes al último toque de la moda donde yuppies comen y se van de copas. Lamento no acordarme el nombre de mi amiga de Cardiff a la que visité en esa ocasión.


Visitando el SoHo




Mi hermana vive en Wimbledon, al suroeste de Londres. Un barrio bastante acomodado famoso por su torneo de Tenis. Nos hicimos clientes regulares de The Swan Pub y mi sobrina hacía su primera comunión en la iglesia de The Sacred Heart, muy cerca del piso en The Downs. Fue tremendamente grato pasar la familia unida con mi hermana, mi cuñado y mi sobrina en tan señalada ocasión. Momentos entrañables como ver a mi primo Óscar Yépez que había emigrado hace varios años a Kent, Inglaterra y conocer a su esposa y a sus bellas hijas.


Festejando la Primera Comunión de mi sobrina. Mi cuñado Andrés y mi primo Óscar.

The Swan Pub
Mi madre.


Cuando uno hace turismo, el tiempo se vuelve demasiado corto y no se alcanza a conocer todo lo que se espera. Aparte de los sitios habituales cómo la torre de Londres el London Bridge y el sector de Westminster con el Big Ben pudimos visitar en las afueras de Londres, Kingston y el castillo de Windsor.



La Familia en el castillo de Windsor

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA NO CONTADA DE QUITO: Apuntes de varias ficciones - Primera parte.

PERDIDOS EN EL ESPACIO: La Red y los Mass Media.

LA AUDIENCIA DE LA BURBUJA SIDERAL: Memorias de una tiranía.